Desde hace más o menos 10 años se ha ido creando una tendencia: al principio de cada semestre, cuando los estudiantes internacionales llegan a sus ciudades de destino, nos preguntan por cómo encontrar alojamiento, cuáles son las asignaturas más interesantes en las que matricularse, dónde hacer diferentes tramitaciones y por último…. ¿cuándo es el viaje a Ibiza? Después de esta última pregunta intuyes que tienen amigos que han realizado su estancia internacional en España antes que ellos. Y que conocen ESN. Y que quizás hasta han cotilleado nuestras redes sociales antes de pisar la que será su nueva ciudad por unos meses.

 

Cuando ves una cola de estudiantes internacionales esperando a que abras la oficina, una cola que da la vuelta al edificio sin que les importe esperar con tal de no quedarse sin su reserva para el viaje, puedes imaginarte que les apetece conocer la isla, que quieren ponerle un broche final a su experiencia internacional y que no creen que haya mejor manera de hacerlo que en Ibiza.

 

Pero cuando estás allí, cuando estás de verdad en Ibiza y ves a más de 2000 estudiantes internacionales vistiendo la camiseta del viaje, una marea cantando lo grande que es ESN, entonces sabes que este viaje no se lo perderían por nada del mundo. Que este viaje es ESN España y que merece mucho la pena.

 

Y es que llegados a la 10ª edición del viaje más grande para estudiantes internacionales organizado por voluntarios, son muchos ya los que han pasado por Ibiza y han disfrutado de una semana de locura veraniega en Mayo.

 

Ninguna de las 31 secciones oficiales de ESN España se lo quiso perder. Tampoco las secciones candidatas, que venían desde Bilbao y Coruña por primera vez atravesando la península al completo. Juntos sumaban en torno a 2200 participantes que, alojados en Platja d’En Bossa, tiñeron Ibiza de los colores de ESN desde el 29 de Abril hasta el 3 de Mayo.

 

Pero que fuera la 10ª edición, no nos eximió de problemas, encontrando el primero y más gordo casi antes de empezar: Uno de los barcos que llevarían a las secciones de ESN con sus estudiantes internacionales desde la península hasta la isla pitiusa se había incendiado y hundido en medio del mar, justo antes de recoger a nuestras secciones en el puerto de Valencia. Pero el Comité Organizador consiguió resolver gran parte del problema, ubicando a la gran mayoría de las secciones en otros barcos, aunque varias secciones tuvieron que hacer noche en Valencia y esperar al día siguiente para coger el barco que les llevara a Ibiza.

 

El miércoles 29 de Abril, ya con todas las secciones y sus estudiantes internacionales en la isla, comenzaron las actividades conjuntas. Las primeras secciones pudieron disfrutar con sus estudiantes internacionales de un día de sol y playa en Formentera. Esta actividad se repitió todos los días hasta el sábado, dividiendo a los participantes del viaje para evitar sobrecargar la pequeña isla.

 

Por la noche todo el mundo pudo disfrutar de la primera fiesta en la discoteca Privilege, donde la temática School Party presidió la noche. Las siguientes noches los participantes del viaje pudieron disfrutar de fiestas en la discoteca Es Paradis con su famosa Water Party; pintarse de colores y utilizar brillantina y gadgets fluorescentes en la Glow Party de la discoteca Space; y disfrutar de una noche relajada al más puro estilo ibicenco con una White Hippie Party en la discoteca Eden.

 

Además, el Comité Organizador del viaje realizó un encuentro de día en el antiguo zoo de Ibiza, reconvertido en el Benimussa Park, un complejo con piscina, puestos de comida y bebida y zona habilitada para disfrutar de música en directo.

 

El resto del tiempo las secciones aprovecharon para personalizar un poco sus viajes, realizando diferentes City Tours por Dalt Vila, el centro histórico de Ibiza; acudiendo a diferentes calas de la isla; y ofreciendo otras actividades como participar en un circuito de karting.

 

Y cuando nos quisimos dar cuenta ya había llegado el día 3 de mayo, momento de poner broche final a uno de los viajes más intensos del año. Las secciones pusieron rumbo a sus ciudades con la tristeza de que se hubiera terminado el viaje pero con la felicidad de haber participado en él. Con la dureza que supone volver a la rutina y más si esto conlleva enfrentarse a la hoja en blanco de un examen pero con la certeza de que una experiencia así se vive una vez en la vida.

 

Mucho más no se puede contar ya que la leyenda dice que “Lo que pasa en Ibiza, se queda en Ibiza”. Aunque, bueno, se queda en Ibiza hasta que alguno de tus amigos sube fotos a las redes sociales… Ahora solo queda ponernos manos a la obra y pensar a lo grande en un posible viaje a Ibiza en 2016. Una undécima edición que siga ilusionando a los estudiantes internacionales y que les haga sentir lo mismo que han sentido sus predecesores durante los últimos 10 años.